Las capacidades que contribuyen a la salud psíquica se pueden favorecer con actividades de promoción de la salud y prevención. Un medio muy adecuado son trabajos en grupo que permiten que las personas que comparten una necesidad, una inquietud acerca de determinadas cuestiones puedan trabajar juntos para crecer.

Se pueden realizar grupos de reflexión con diferentes colectivos que tienen ante sí una tarea común: Grupos de mujeres, grupos de padres y madres etc.

Qué entendemos por grupo de reflexión:

Reflexionar en este contexto significa integrar lo que se piensa con lo que se siente. Las cosas que aprendemos con más profundidad son aquellas en las que acompañamos unas razones con un sentimiento, cuando nos provocan un: “claro, ya lo he entendido” vivencial.

Tener una mayor capacidad reflexiva también es entender en mayor medida lo que nos sucede por dentro y además lo que le sucede al otro por dentro.

Un grupo de reflexión es aquel tipo de grupo aprendizaje-formación que promueve el crecimiento de sus integrantes, el aumento de su capacidad reflexiva, a través de actividades dinámicas dentro del grupo que propician que el grupo aprenda de sí mismo, de sus integrantes, con el necesario papel del coordinador que aporta información, integra los temas, dinamiza el funcionamiento del grupo y le conduce a lacomprensión y elaboración reflexiva, (no meramente intelectual) de los temas que se tratan.

Un caso particular es el de los grupos de padres y madres que comparten una tarea compleja: crecer ellos y ayudar a crecer a sus hijos y que pueden instrumentarse para favorecer la salud psíquica de sus hijos y de ellos mismos.

La experiencia de mas de 30 años promoviendo actividades de padres y madres en diferentes instituciones: AMPAS, Ayuntamientos y otros colectivos, avalan la eficacia y utilidad de las mismas. Los padres valoran y difunden la actividad entre otros padres.

 

Solicitar información y programas:

91 309 12 93 / 620 610 372  |  info@margaritaznarpsicologia.es